Reinventa tu mente con 10 secretos del ‘coaching’

El coach mexico-estadounidense Omar Prieto es egresado del Jay Shetty Institute, autor de Think like a Monk uno de los libros más vendidos en el mundo sobre Engineering Mindset o cómo hacernos conscientes de nuestras decisiones. Te contamos todo en esta entrevista exclusiva , así como algunos tips.

El coaching no es cualquier cosa… Hay muchos personajes que lo venden sin ninguna certificación o estudio, y, desde luego, existen charlatanes. Por ello es de suma importancia conocer las credenciales del coach y su marco de estudio. Este es el caso de Omar Prieto, coach mexicano radicado en San Francisco desde hace 20 años, certificado en el prestigiado Instituto Jay Shetty, fundado por el autor del famoso bestseller “Think Like a Monk” (“Piensa como un monje: entrena tu mente para la paz interior y consigue una vida plena”. Ed. Grijalbo) y quien desmitifica todo lo que hemos escuchado sobre el coaching y tenemos miedo a preguntar.

Te presentamos 10 tips de coaching de Omar Prieto para reinventar tu mente

1. Eres el resultado de las 5 personas con las que más convives

Así se trate de tu familia, si vives con ellos, de tu mejor amigo, tu jefe y tu pareja. ¿Están alineados con el tipo de persona que quieres ser o te arrastran hacia pozos negativos? Obsérvalos. Escúchalos. Haz consciencia: ¿Qué te molesta de ellos? ¿Te detienen para avanzar? ¿Aportan a tu crecimiento? Yo tuve que cortar con lazos de personas que me quisieron y me ayudaron mucho en momentos difíciles al contestarme esto. Con mucho cariño hablé con ellos y les expliqué que mi nuevo ciclo de vida debía ser lejos de ellos. Duele, pero debes soltar esos apegos.

2. ¿Qué es lo que te hace feliz como para sacrificarte sin dolor?

Cuando algo te llena, lo haces con gusto aunque implique levantarte temprano o desvelarte o no hacer dinero. Yo trabajaba como gerente de una tienda muy famosa, ganaba muy bien y tenía prestaciones… Estaba cómodo y protegido. Pero no me hacía ilusión pararme a trabajar. ¿Sabes que sí me daba ilusión? Levantarme a las 4 de la madrugada para acompañar a mis amigos al gimnasio y ayudarlos a hacer nuevos hábitos y lo hacía gratis. Después del gym me iba a la tienda. Ahí estaba mi respuesta: mi pasión no era vender ropa.

3. Aprende a distinguir entre éxito social y éxito personal

Estamos acostumbrados a creer que el éxito es tener dinero, un puesto alto, una familia con hijos, carros lujosos, viajes al extranjero y fiestas caras. Nos han hecho propaganda de consumo como estatus y el estatus como sinónimo de la plenitud. Es falso. ¿Qué te mueve? Si es el dinero está bien, pero, ¿te hace sentir en paz contigo y tranquilo con la forma de obtenerlo? El éxito personal es la tranquilidad que proviene de la satisfacción personal. Del ser, no del tener.

rey es imposible, mejor sueña con ahorrar para viajar a Londres y buscar una preparación que te permita trabajar en el palacio del rey en algún momento, o quizás en una embajada o un museo. Eso es ser realista.

5. Empieza una rutina nueva con poquito

Todos sabemos que empezar “de golpe” algo termina por ser abandonado… Hacer un poco diariamente en el sentido más práctico es lo que funciona: Si necesitas más tiempo para organizar tus pendientes, no te levantes dos horas antes porque no lo vas a hacer, empieza 10 minutos antes cada día hasta que logres las dos horas meta. En cuanto al ejercicio, el cuerpo requiere calentamiento, estiramiento y un pico de fondo; en este caso, sí recomiendo acudir con un entrenador personal o establecer una hora fija para comenzar. No hagas una rutina de una hora y media, redúcela a una básica de 25-30 minutos y respétala; una vez que la domines cambias a otra más exigente y así sucesivamente.

6. Piérdele el miedo al dinero

No es malo, no es sucio, no es imposible de obtener. En el mundo en el que vivimos es necesario y nos da tranquilidad. Solo aprende a ganarlo: el dinero es energía, fluye, va y viene, nunca es permanente. Pero si atienes tu felicidad en el dinero cuando no lo tengas tendrás que responsabilizarte de la infelicidad que te causará. Tener apego al dinero es nocivo, dejar que te domine también. Úsalo para crear cosas grandes: proyectos, emprendimientos, filantropía, inversiones duraderas. La relación que tengas con el dinero generará menor ansiedad en relación a tu forma de obtenerlo.

7. Haz un diario de gratitud cada noche

Puede ser un diario o puede ser un listado breve y conciso en el que pongas de 5 a 7 experiencias e, incluso, objetos físicos que te hicieron sentir feliz ese día. Por ejemplo: acariciaste a tu perro y te causó emoción; comiste un delicioso platillo que disfrutaste mucho; lograste comer con paciencia, lentamente, sin la televisión puesta ni viendo el celular; celebraste un triunfo –personal, laboral, de cualquier tipo– dándote el tiempo para ello, indulging yourself in; recibiste un regalo que te hizo sonreír; viste un pájaro en tu ventana… Agradecer genera satisfacción.

8. Deja de creer todo lo que dicen de ti

A muchas personas les cuesta reconocerse, amarse y aceptarse. Las inseguridades nacen de darle prioridad a los otros y “comprarnos” lo que dicen de nosotros. ¿En qué métricas se basan las demás para juzgarte, ponerte adjetivos o decirte que eres de tal o cual forma? Si no las hay, no las tomes como definitivas. Hacerte consciente de quién eres te corresponde solo a ti. Escúchate, escríbete, mírate al espejo, ámate y reconócete; los defectos lo son cuando no te dejan crecer y te lastiman (así es como se lastima a otros: proyectando).

9. Evita decir la palabra “NO”

¿Eres capaz de contar todas las veces que dices “no” al día? Seguramente… no. Porque lo hacemos en automático, sin cuidar nuestras palabras y lo que decimos de nosotros mismos. La autocrítica es individual, evitemos confundir eso con desdeñarnos y autosabotearnos o hablar mal de nosotros, especialmente en público. Sé gentil contigo. El “no” es una palabra poderosa que nos obstaculiza desde el inconsciente y se vuelve crónico: “Es que no sé hacer eso, es que no puedo, es que no me lo merezco, es que no sé aprender, es que no soy suficiente”. Ese es el mensaje de la palabra NO.

10. Ser positivo no es ser feliz

Es una diferencia importante. Nadie es feliz todo el tiempo y la felicidad es un estado efímero que provocan los buenos momentos y emociones. Ser positivo es distinto, es pensar en que el problema que tienes ahora puede ser resuelto, o que el duelo que vives sí pasará, o que las dificultades económicas comienzan dejando de gastar y buscando nuevas formas de generar ganancias, es apostar por el aprendizaje en lugar de la victimización. Solo recuerda que ser positivo no es mentirte sobre lo que sientes ni reprimir el dolor o la ira, es aceptarla y pensar: ¿qué voy a hacer para que esto mejore?

¿Qué te parecieron estos 10 tips de coaching de Omar Prieto para reinventar tu mente?

Por Gabriella Morales-Casas

La entrada Reinventa tu mente con 10 secretos del ‘coaching’ se publicó primero en Esquire.