The most stylish men in the history of the Oscars

El asunto es éste. Una buena parte de las celebridades más importantes del mundo se da cita año con año en la premiación de los Oscar. En dicho escenario —alfombras, mesas, pantallas y streamings, se despliega ante nuestros ojos un festín de belleza y moda. Y aunque los reflectores siempre son naturalmente atraídos hacia las mujeres (porque las propuestas de moda más grandes suelen venir de su mano), no podemos negar que hay hombres que lo logran muy bien. No necesariamente por una propuesta atrevida. Tampoco porque sean radiantemente innovadores. Simplemente, porque logran algo que en el género masculino es digno de celebrarse: sofisticación, pulcritud y personalidad. En resumen: tener estilo.

Thus, reunimos a los mejores ocho en toda la historia del galardón; desde Brando y McQueen hasta Boseman y Momoa.

Humphrey Bogart

Porque nadie define mejor el estilo de un auténtico gentleman en el Hollywood clásico.

Marlon Brando

Con sutileza y una mirada potente, Marlon podía hacer de un esmoquin sencillo una declaración de carácter.

Steve McQueen

Bow Tie blanca sobre camisa blanca. Una obra de arte.

Ryan Gosling

Mostrándonos siempre los vibes exactos de inspiración setentera. Nadie debe aventurarse a usar una camisa con volantes sin antes recibir esta lección, cortesía de Gosling.

Michael B. Jordan

Porque su acento está, definitivamente, en tomar riesgos con el calzado.

Jason Momoa

Otro líder cuando hablamos de texturas, colores y formas que antes no hubiéramos usado nunca. Ese Fendi de terciopelo rosa debe convertirse en un ejemplo a seguir.

Chadwick Boseman

Rompiendo esquemas en todo sentido, sin perder de vista la sofisticación. Esas estructuras inusuales, esas aplicaciones, esas medidas… No hay por dónde negarse.

Jack Nicholson

Y el rey. Porque nadie podría marcar mejor la pauta de cómo usar gafas oscuras en un evento cerrado. También por si tenías dudas acerca del corte «aviador».

The entrance The most stylish men in the history of the Oscars was published first in Esquire.