Dermo-acondicionador: ¿por qué no lo estás usando ya?

Un shampoo para mantener limpio tu cabello es solamente el primer paso para una cabeza saludable. ¿Ya te estás poniendo dermo-acondicionador?

Si contáramos los pasos que sigues para darte un baño, podríamos apostar a que te estás saltando uno muy, muy importante. ¿Te pones acondicionador? ¿Sabes para qué sirve? Pensar que solamente se necesitan para cabello largo es algo que se está quedando atrás, ya que ahora existe el siguiente paso evolutivo de este producto: el dermo-acondicionador.

La gran diferencia —y la razón por la que pensamos que deberías usarlo— es que el dermo-acondicionador repara y humecta el cabello, por un lado, pero también se ocupa de tu piel. Las partes resecas de tu cuero cabelludo son un factor determinante en la aparición de caspa y otros problemas cutáneos.

Además, nadie quiere quedarse calvo. Hidratar tu cabellera y brindarle suavidad y humectación a tu piel al mismo tiempo es una solución doble para evitar la caída.

Cómo aplicarlo

Cuando te bañes, después del shampoo, aplica dermo-acondicionador sobre tu pelo mojado. A diferencia de algunos acondicionadores regulares, a este puedes aplicarlo desde la raíz hasta las puntas porque cuenta con tecnología para cuidar tu cuero cabelludo.

Ya que lo apliques, déjalo actuar por tres minutos mientras te enjabonas el resto del cuerpo. Luego enjuágalo con bastante agua.

¿Cuál me recomiendas?

La marca que está en la vanguardia de los dermo-acondicionadores es Head & Shoulders. En el mercado mexicano tienen disponibles cinco versiones, cada una pensada para necesidades distintas: Hidratación – Aceite de Coco, Purificación Capilar – Carbón Activado, Manzana Fresh, Limpieza Renovadora y Protección Caída.

Los cinco dermo-acondicionadores cuentan con tecnología ZPT, un ingrediente activo que protege tu cuero cabelludo las 24 horas del día, hasta la próxima lavada. Esta protección se complementa con ingredientes hidratantes que mantendrán tu cabello suave.

dermo-acondicionador
Foto: Head & Shoulders

Nuestro campeón

Si tuviéramos que elegir uno, nos quedaríamos con Hidratación – Aceite de Coco. Nos gusta porque aprovecha las propiedades de un extracto tan noble como el aceite de coco para hidratar intensamente de la raíz a las puntas. Así, puedes reparar tu cabello sin dejarlo grasoso.

De cualquier modo, investiga cuál se ajusta más a lo que necesitas. Si ya empiezas a tener problemas de caída, refuerza tu pelo desde la raíz con la versión Protección Caída. Si necesitas una limpieza contundente, prueba con Purificación Capilar. Con cualquiera de ellos puedes empezar un hábito de higiene que renovará la forma en que luce tu cabello.

The post Dermo-acondicionador: ¿por qué no lo estás usando ya? appeared first on Men’s Health México.