Adaptógenos: plantas contra el estrés y cansancio

¿Sabes qué onda con los adaptógenos? Si te aparecen en todas partes es porque los científicos han identificado al menos 54 de ellos. Conoce más.

¿Estresado ¿Te cuesta trabajo concentrarte? ¿Estás cansado? ¿Tienes mucha energía? ¿Te sientes demasiado normal? Lee esto antes de probar la última moda en suplementos: adaptógenos.

El 75% de los mexicanos aseguran estar estresados, lo que explica el auge del multimillonario mercado de los productos antiestrés.

Con un amplio abanico de atractivas opciones, puedes elegir entre las prácticas establecidas (terapeutas y una variedad de medicamentos) y cosas más esotéricas como la meditación, el tapping o el yoga.

Lo más nuevo de la última categoría: los adaptógenos, un grupo de plantas que supuestamente combaten el estrés y que puedes encontrar en los tés, cafés y bocadillos de moda.

Los adaptógenos (una categoría difícil de precisar que incluso el diccionario define sólo como “extractos de plantas que aumentan la capacidad del cuerpo de resistir el estrés”) provienen de plantas, raíces, frutas y hongos, todos de color oscuro y de un sabor horrible que sobreviven en ambientes hostiles, lo que hace pensar a los científicos que ayudan a los humanos a hacer lo mismo.

Se venden a un precio demasiado alto con empaques hermosos en tiendas en línea igual de bonitas como Moon Juice y Goop. Tienen nombres exóticos, dignos de final de concurso de ortografía, como ashwagandha, rhodiola, reishi, panax ginseng y cordyceps, y prometen llevarte de regreso a tu centro y hacer que te sientas normal de nuevo, sin importar lo que suceda.
Naturalmente, estas vagas declaraciones activan nuestro detector de mentiras. Sin embargo, algunos expertos confiables han encontrado algo de verdad en estas afirmaciones.

Por ejemplo, la doctora Brenda Powell, directora del Centro de Medicina Integrativa en la Clínica Cleveland, recomienda a menudo adaptógenos cuando las personas con ansiedad y depresión no están seguras de querer tomar productos farmacéuticos.

“Los adaptógenos pueden ayudar a disminuir la reacción física que genera el estrés”, explica.

Funcionan así: cuando el estrés ataca, tu eje hipotalámico- hipofisario-adrenal (HPA, por sus siglas en inglés), un sistema complejo que controla tu respuesta al estrés, provoca un aumento repentino de la hormona de la lucha o huida, el cortisol.

A largo plazo, esto puede causar una inflamación crónica, el problema es que esto está relacionado con muchas de las principales enfermedades mortales de nuestro tiempo, asegura el médico Roy Chengappa, profesor de psiquiatría en la Universidad de Pittsburgh, quien ha realizado investigaciones sobre los adaptógenos.

Según una teoría, una dosis diaria de adaptógenos puede ayudar a las células a activar sus mecanismos de protección contra el estrés. Esto aumenta el umbral de estrés de tu eje HPA, lo que significa que puedes soportar más estrés, o que el mismo nivel de estrés tendrá menos impacto, agrega la doctora Powell.

Piensa en ello como poner a punto el motor de un automóvil: si el automóvil solía sobrecalentarse alrededor de los 120 km/h, puedes hacer que el nuevo punto de sobrecalentamiento sea 140 km/h y que a 120 la conducción sea sencilla.
puede tener algo de cierto, y los estudios en seres humanos lo respaldan.

Entre los estudios revisados se encuentra una investigación de la Universidad de Creighton que encontró una disminución en los niveles de proteína C reactiva (un indicador de inflamación relacionada con el estrés) en personas que tomaron un suplemento que incluía ginseng siberiano y rhodiola durante cuatro semanas.

Otro estudio, sobre la ashwagandha (un arbusto cuyo nombre en sánscrito se traduce como “olor a caballo”, porque apesta a equino húmedo), determinó que los sujetos que lo consumieron junto con terapia psicológica, tuvieron una disminución del 57 por ciento en la ansiedad, mientras que los que sólo recibieron la terapia experimentaron únicamente una caída del 31 por ciento.

Son resultados prometedores, sin embargo, las autoridades de salud aún no sugieren que cambies tus medicamentos por rhodiola. Los estudios han sido insuficientes, por lo que todavía hay grandes interrogantes. Además, los adaptógenos pueden interferir con los medicamentos recetados (incluidos algunos inmunosupresores, para el sueño y contra la ansiedad) y, a menos que sean consumidos con alimentos, pueden afectar el estómago.

¿Dónde te deja esto a ti? El estrés es un problema. Y existen soluciones a la venta, las cuales incluyen polvos, píldoras y barras de chocolate, pero probablemente hay una mejor manera de manejar este problema. “Si alguien quiere usar adaptógenos, mejor los hago que averigüen qué está causando su estrés, regularmente es un patrón de comportamiento cuestionable”, explica el doctor Trevor Kashey, bioquímico y asesor nutricional en Columbus, Ohio.

“Luego les pregunto si realmente creen que un hongo mágico o una raíz en polvo corregirán ese patrón y, por supuesto, podrás imaginarte lo que dicen”.

Sin embargo, si quieres tomar un chai aderezado con adaptógeno, mientras estás tratando de lidiar con tus problemas, puede que te haga sentir mejor, al menos por la noción de que estás haciendo un esfuerzo por liberarte del
estrés y la presión.

TEXTO POR MICHAEL EASTER

OTROS TEMAS DE INTERÉS:

Los 5 ejercicios de brazo de Liam Hemsworth

Los beneficios de leer tu horóscopo, según un estudio

Entrena el cuerpo completo con seis movimientos

Gana masa muscular con estos cuatro ejercicios

Entrenamiento de bombero: músculos contra el fuego

Comer tortillas: ¿si o no? La ciencia te da la respuesta

Sexting en cuarentena: reglas para disfrutarlo

4 tips para combatir el antojo de comida por la noche

¿Por qué sudas más después de bañarte?

¿Hay palabras para las partes íntimas del cuerpo en 2020?

¿Necesitas consumir proteínas justo después de entrenar?

The post Adaptógenos: plantas contra el estrés y cansancio appeared first on Men’s Health México.